Las mejores destinos para los amantes de la gastronomía

Disfruta de la mejor cocina en tu próxima escapada

Especialidades gastronómicas y sabores únicos que seducen día a día miles de paladares. Destinos tanto modernos como históricos, bien en la montaña o junto al mar ... ¡hay algo para todos los gustos! A continuación encontrarás algunas de las mejores ciudades para satisfacer al máximo tu paladar y disfrutar de tus vacaciones... ¡con los cinco sentidos!

Descubre el Castel dell'Ovo, su leyenda y la Cappella Sansever. Una Nápoles más "underground" te espera en sus galerías subterráneas. La extravagancia, la belleza y la excelente gastronomía de esta ciudad van a convencer tanto a tu estómago como a tu corazón.

  • Desde el Golfo de Nápoles disfrutarás de unas vistas que te quitarán el habla. Coge el teleférico y disfruta de uno de los recorridos más largos del mundo hasta llegar al distrito de Vomero. ¡No te arrepentiras!
  • La Vía Toledo, situada en el barrio español, es una calle llena de vida. Aquí encontrarás los mejores pasteles napolitanos: como los dulces "Babà" y muchas otras delicatessen.
  • Spaccanapoli, arteria principal de Nápoles, tiene un encanto único. Aquí podrás disfrutar del tradicional "Cuoppo napoletano": un cono lleno de diferentes delicias fritas como croquetas, patatas, mozarella y verduritas.

Copenhague ofrece una vistas pintorescas y es perfecta para ser descubierta en bici o en barco. Tanto para adultos como para niños: la estatua de la Sirenita, los jardines de Tivoli y sus áreas verdes ofrecen un ambiente muy acogedor para todos los públicos.

  • Disfruta de un par de rebanadas de Smørrebrød (pan con manteca danés) y visita el castillo de Hamlet, Konborg, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
  • Una de las paradas obligadas para los más comidistas es el mercado de comida en Papirøen, también llamado The Paper Island. Allí se ofrecen las delicatessen más diversas de diferentes partes del mundo.
  • Además, no te puedes ir sin visitar el Palacio de Amalienborg, residencia de la familia real danesa, y la Ciudad libre de Chistiania.

Calidez humana, excelentes paellas, las Fallas y la impresionante Ciudad de las Artes y las Ciencias: Valencia es única en todos sus aspectos. Algunos de los aspectos imprescindibles en Valencia son el Barrio del Carmen, los Jardines del Turia y sus magnificas horchatas.

  • Frente a La Lonja de la Seda, encontrarás el Mercado Central, el más grande de España: 8.100 metros cuadrados de vidrieras, cerámicas y azulejos.
  • A 11 km dirección sur, encontrarás el Parque Natural de la Albufera, rodeado de pueblos de pescadores. Oportunidad idónea para parar en uno de los restaurantes de la zona y disfrutar de una autentica paella valenciana.
  • Para terminar el día, explora las calles del Monasterio de las Carmelitas en el barrio del Carmen. Ahí, los bares de copas y pinchos te esperan para terminar un día redondo.

Londres está llena de vida. Date un paseo por Camden Town, relájate en St. James Park, disfruta en barco de las riberas del Támesis y contempla las vistas de la ciudad desde el London Eye. Al final de la tarde, visita uno de los tradicionales pubs para una buena sidra y unos platos de la auténtica cocina británica.

  • Recorre los puestos del mercado de Portobello, sácate una foto como si fueras uno de los Beatles en Abbey Road y no te pierdas el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham.
  • A pocos pasos del London Bridge se encuentra el Borough Market donde encontrarás una enorme variedad de delicatessen internacionales. En concreto, en la calle Borough High Street, prueba las típicas jacket potatoes (patatas asadas rellenas).
  • Hyde Park es el lugar perfecto para disfrutar de un paseo y un picnic acompañado de los típicos Scotch Eggs. Aquí también es recomendable alquilar una barca de pedales y pedalear a lo largo de la Serpentina (el lago central del parque).

Dunas, buena arquitectura y buen vino son los ingredientes de un viaje a Burdeos. Aquí no te puedes perder la Place de la Bource, la Place de Quinconces, la Rue de Sainte Catherine y la Rue de Saint Pierre. Foie grais y vino Merlot son también dos elementos muy presentes en la lista.

  • Como si fueras uno más de los habitantes de la ciudad, da un paseo por la orilla derecha del rio desde el puente Chaban-Delmas en dirección al Pont de Pierre. Atravesándo éste último, podrás disfurtar de unas bonitas vistas nocturnas.
  • Si tu estancia coincide en fin de semana, no te pierdas los dos mercados más importantes de la ciudad: el Marché des Capucins y Marché des Quais. Ahí podrás disfrutar de un aperitivo de ostras y de los famosos Cannelés, un delicioso dulce de vainilla y ron.
  • Si te apetece salir de la ciudad, un plan perfecto es hacer una pequeña ruta gastronómica por los viñedos y pueblos de la zona, y recorrer la Dune du Pilat, la duna más alta de Europa. ¡Sus vistas son verdaderamente impresionantes!

Té, pastelerias, mil y un perfumes y 8.500 años de historia hacen de Estambul un sabroso destino. Entre sus puntos más destacados se encuentran la Mezquita Azul y la Cisterna Basílica. Y en cuanto a placeres gastronómicos, encontrarás el lokum (una delicia turca de textura gelatinosa), el baklava (pastel de nueces) y el kebab en alguno de los muchos kioscos del barrio de Beşiktaş.

  • Contempla una romántica puesta de sol en el puente de Galata, cerca de la Mezquita Nueva. Ahí sentirás el graznido de las gaviotas y el aroma a tabaco de manzana de las sishas.
  • Piedras preciosas, oro, plata, cerámica, especias, aceites, té ... Rodéate de un mundo cálido y mágico en el Gran Bazar de Estambul y en el Misir Carsisi (bazar de las especias).
  • ¿Quieres un cambio de perspectivas? Embárcate en un crucero por el Bósforo desde Eminonu a Anadolu Kavağı, situada en la desembocadura del Mar Negro. Por un lado, Europa, y al otro, Asia.

San Francisco es una ciudad ecléctica, donde el universo start-up y el culinario coexisten. Las empinadas avenidas dan forma al panorama de la ciudad. Entre sus calles, puedes disfrutar de una cena a la luz de las velas en Nob Hill o de un brunch en Union Square. Además, si te diriges a Alcatraz, estate bien atento... ¡puedes avistar ballenas!

  • Atraviesa en bici el puente Golden Gate hacia Sausalito y disfruta de las especialidades de la ciudad en el Ferry Building Marketplace, construido en 1898.
  • No te pierdas el distrito de Mission, antiguo barrio español, con sus murales y sus excelentes burritos. También puede visitar el distrito de Castro, símbolo del movimiento gay en San Francisco.
  • Contempla piezas de street art en la calle Valencia y una colonia de leones marinos en el Fisherman's Wharf (muelle de los pescadores).

La ciudad del Muro es un enclave de experiencias y expectativas. Con Spätis (comercios abiertos hasta muy tarde), artistas callejeros, clubes y mercados de calle, Berlín es una ciudad de primera para los amantes de la comida.

  • Después de cruzar la Puerta de Brandenburgo, no te pierdas los 2711 bloques de hormigón del Memorial del Holocausto. ¡Te dejará sin palabras!
  • Visita el edificio del Reichstag, diseñado por el arquitecto británico Norman Foster. Su espléndida estructura y las vistas desde su cúpula son una visita obligada para cualquiera que viaje a Berlin.
  • Continua tu visita por el Mauer Park, donde familias y amigos se juntan cada fin de semana con motivo del mercadillo de segunda mano. Ah, ¡y no te marches sin probar una de las tipiquísimas currywurst!

Dejate hipnotizar por las notas melancólicas del Fado o por la música tradicional portuguesa. Descubre la doble identidad del Bairro Alto, la abrumadora vivacidad del barrio de Alfama y las vistas desde el Mirador de Santa Luzia.

  • El Mercado da Ribeira, con su particular estructura de vidrio y hierro, es un tesoro de maravillas culinarias. En el barrio de Belém podrás, además, degustar los execelentes y tradicionales pastelitos de nata.
  • Algo destacado de Lisboa son sus tranvías, teleféricos y funiculares. El Elevador de Santa Justa, por ejemplo, es uno de los más relevantes ya que conecta directamente con el barrio de Chiado, una zona llena de boutiques y teatros.
  • Para cenar, tómate un tradicional plato de bacalhau y remata el día con un licor de cerezas en la Praça Dom Pedro IV.

Con el bullicio de una gran ciudad y el encanto exótico de un destino lejano, Bangkok es una experiencia que no puede faltar en tu lista de destinos. Sus calles descatan por su carácter fuerte y espiritual, y por sus característicos olores y sabores.

  • Una de tus primeras visitas debería ser el Wat Phra Kaew, la Capilla del Palacio Real. Ahí se alberga el famoso Buda de Esmeralda, el más venerado de toda Tailandia. Ojo, ¡los zapatos están prohibidos!
  • Disfruta de las especialidades del país en la Yaowarat Road, en el distrito de Chinatown, y degusta excelentes Pad Thai o incluso insectos crujientes en la Nakhon Sawan Road
  • Si te acercas hasta Samut Songkhram, fuera de Bangkok, podrás sumergirte en la comunidad local visitando el famoso mercado flotante de Damnoen Saduak o el mercado ferroviario.